domingo, 27 de julio de 2008

OZÚ, ¡QUÉ CALÓ!

Como comentaba en el post anterior...¡parece que ha llegado el verano! ¡y lo ha hecho con ganas! Hoy hace un calor de espatarrar así que, como estoy pálida como un muerto y dentro de una semana nos vamos a España y no quiero dar el cante, esta mañana me he salido un rato a la terraza a tomar el sol.

Me unté bien de cremita para no hacer el bruto como de costumbre y allí me espanzurré un rato al sol, con los pantalones y la camiseta "arremangá", las gafas de sol y un poco de música para pasar el rato.

Creo que no me he puesto demasiado morena jeje, es lo que tiene usar un factor de protección 50+ y estar sólo una media hora al sol pero como ya me empezaban a salir puntiquinos rojos en la piel (mi piel no se lleva demasiado bien con el sol) tuve que meterme en casa. Si no se estropea el día igual me salgo otro ratito a partir de las 5 que ya no pegará tanto.


1 comentario:

Maria dijo...

Aunque no soy muy dada a dar consejos... allí va uno: no pongas a la nena cerca de tu piel o... tu moreno desaparecerá. Empiezo a pensar que la tía lo absorbe, porque cada vez que me pongo cerca, ella está más morena y yo más blanca. Incluso ha llegado a decirme que ya no se va a poner más morena hasta que yo la alcance, que "me espera". Ja ja ja, esta no sabe lo que dice!
Besitos.