jueves, 12 de junio de 2008

OTRA MAS GORDA NO CABE EN UN PRAU.

Hoy me sirvo de uno de nuestros múltiplos dichos/expresiones asturianas que tanto me gustan para titular esta entrada y es que, es la que para mi mejor define el hecho en sí.

Os cuento. Resulta que hoy nos acercamos a la sucursal donde Rafa tiene una de sus cuentas con la idea de ponerme a mi como segundo titular y poder tener una cuenta común y una tarjeta de débito asociada a la misma.

Rafa había preguntado previamente qué necesitabamos para los efectos: una prueba de residencia y tarjeta de identificación. Perfecto, no prob. Cogí mi DNI y mi p45 en el que pone mi nombre, mis datos como trabajador y mi dirección. "¡Esta vez no me ponen pega alguna!", pensé yo, ingenua de mi.

Llegamos al banco y nos atienda una amable señorita a la que le comentamos lo que queremos hacer. Le doy mi documentación y dice:

- lo siento pero no puedo admitir el p45 como prueba de residencia porque sólo tienes tu parte.
- claro, las otras dos las he tenido que entregar en el trabajo...
- ya, claro...pero no me vale. ¿No tienes ninguna factura a tu nombre?
- no
- hummm. ¿Un certificado de tasas?
- no, ya tengo un p45.
- ¿un extracto bancario?
- no con la nueva dirección.
- bueno, entonces lo único que podemos hacer es lo siguiente: te mando una carta a casa a tu nombre diciendo que tú Inés Molinos resides en esa dirección. Cuando te llegue me la traes.

Podréis imaginar la cara de pez que se me quedó con semejante solución, cara que fue interpretada como "no tiene ni idea de lo que le estoy diciendo", así que volvió a explicarme el plan. Como no nos levantábamos (no nos dijo que ya hubiéramos terminado o si necesitábamos algo más) interpretó que, por segunda vez, no me había enterado de nada, así que volvió a explicar el plan, momento en el que opté por levantarme, dar las gracias y darme por despedida.

Lo que os decía...¡otra más gorda no cabe en un prau!



3 comentarios:

alberto dijo...

Mira que tienes mala suerte con los temas administrativos (no te habràn hecho mal de ojo o asi, no? jaja). Arreglaste lo de multifex? (no me acuerdo bien del nombre). Por cierto donde andas trabajando? no serà secreto de sumario? jaja.
Me alegra que vuelvas a escribir de vez en cuando. Venga cuidat y disfruta de esa nueva vista.
Take care yourself Inès. bye bye.

BinaryBea dijo...

Im-prezionante.

Banca creativa que la llaman... :-)

Maria dijo...

Los irlandeses no son los únicos espabilados del mundo mundial. Tengo unos clientes que organizan congresos y seminarios de Medicina Bobina, para los cuales suelen contratar a ponentes extranjeros. Si el ponente en cuestión aporta un certificado de residencia en según que países, los honorarios que cobran aquí no están sujetos a retención.
Pues bien, una vez explicado esto (menudo rollo que te he metido gratuitamente), un día me llama la administrativa de la asociación (mi cliente) para pedirme un modelo de certificado de residencia, a lo que le respondo que cada país tendrá el suyo propio, que tiene que expedir lo que viene a ser Hacienda.
Al rato me envía un correo y me dice "Mira a ver si este certificado puede valer". Cual sería mi sorpresa, con el posterior descojone, cuando abro un documento de word en el que pone, en un perfecto inglés de EEUU "Yo, Fulanito de Tal y Cual, certifico que resido en USA".
Tócate lo güevo!

Muaks.