viernes, 21 de septiembre de 2007

COMO NIÑA CON PARAGUAS NUEVO.

Esta mañana, mientras bajaba al centro en el bus llovía si Dios tenía agua, así que, en cuanto llegué al centro me "calcé" mi capucha y me fui a comprar un paraguas. Ya sabéis el problema de los paraguas en este país: hace tanto viento que te mojas de todas, todas y, además, el paraguas se te va a tomar por saco a la primera de cambio. Así que decidí comprarme uno de esos paraguas de pvc, semitransparentes, que usábamos cuando éramos pequeñas. Básicamente, ahora parezco una seta de pvd pero...funciona! Voy cubierta casi hasta los hombros así que minimizo la mojadura y puedo ver sin problemas si me voy a chocar o no. No sé lo que me durará pero mientras dure...El mayor defecto que le veo es que no lo puedes compartir con otra persona (por forma y tamaño). Debe de ser por eso que los llaman "egoístas" jiji. Otro pequeño inconveniente es que, el asa, es como para una niña pequeña pero, gracias a Dios, mis "manucas son de niña pequeña" y mi muñeca no es gran cosa así que, creo que, hasta lo puedo colgar del brazo.

2 comentarios:

Maria dijo...

Si ya decia yo que lo tuyo eren manuques!!! Mira, ya les encontramos una nueva utilidad. Ji ji.

Besito

Cristina dijo...

Ay manuques!! Siempre te dijimos en casa que todas las cosas tienen sus ventajas y sus inconvenientes........ y, en este caso, la ventaja ya la has visto...... (aunque yo estoy segura de que has encontrado muchas más)

Besos y abrazos