martes, 7 de julio de 2009

BERENJENAS RELLENAS.

Llevaba ya tiempo queriendo preparar unas berenjenas rellenas. Anduve pululando por internet, en distintos blogs de cocina, hasta que vi un protocolo que me pareció potencialmente interesante. Tras varios años trabajando en un laboratorio me he ido acostumbrando a modificar protocolos para ajustarlos a mis necesidades y, eso, es lo que he hecho en esta ocasión. Eso sí, ya os advierto que, las cantidades van a bulto, vamos, a ojo de buen cubero.

Básicamente es un protocolo "vacía neveras" donde se puede echar todo aquello que empieza a querer cobrar vida en nuestra nevera.

Allá va ;o).

Ingredientes para dos personas:

- 2 berenjenas.
- jamón cocido (he utilizado jamón y no carne como recomienda el protocolo original porque, aquí, los envases de jamón son grandes y siempre se me acaba estropeando).
- bacon.
- taquitos de jamón (cantidad meramente anecdótica: los que me habían sobrado de hacer nosequé).
- cebolla.
- tomate y salsa de tomate o bien lo que aquí llaman chopped tomato, que es una especie de tomate triturado aunque, según marcas, tiene trozos más o menos enteros de tomate.
- un par de espárragos trigueros (lo mismo, me quedaban por la nevera).
- pimiento rojo (echad verde si os gusta más).
- bechamel (mantequilla, aceite, harina, leche, sal, nuez moscada y pimienta).
- queso que funda (rallado es mejor pero, una vez más, tenía lonchas de queso para sandwich que acabarían por estropearse).
- sal, aceite y pimienta.

Se pone el horno a calentar a 180ºC.

Se parten las berenjenas longitudinalmente, tras haberlas lavado y quitarles la punta (donde están las hojitas). Se le hace cortes (formando una red) profundos pero sin llegar a tocar la piel. Se echa un poquito de sal y un chorrito de aceite de oliva. Cuando el horno alcance los 180ºC....¡pa' dentro! 2o minutos.




Mientras tanto, picamos la cebolla (menudita) y la ponemos a pochar en una sartén con un poquito de aceite de oliva. Mientras pocha vamos partiendo, también menudo, el pimiento. Cuando la cebolla va quedándose transparente añadimos el pimiento y los trigueros. Lo dejamos todo junto con un poco de sal. Cuando vemos que va estando hecho añadimos el jamón cocido picadito, bacon (previamente lo hemos pasado un poco en otra sartén) y los taquinos de jamón serrano. Lo mezclamos todo bien. Añadimos un poco de pimienta.

Pasados los 2o minutos, sacamos las berenjenas del horno. Dejamos que enfríen un poquitín para no escaldarnos los dedinos y vamos sacando la carne de la berenjena sin cargarnos la piel (más vale dejar un poco de más que no romper la piel). Como la berenjena tiene bastante semilla quité las partes que más tenían y piqué todo lo demás. Se añade a la sartén sobre la cebolla, pimiento y carnes varias.

Se trocean un par de tomatinos que no sean muy grandes ni muy pequeños (no cherry, claro) y se añade tomate en salsa (lo que veamos para que el relleno quede jugoso). Lo dejamos todo junto, bien mezclado y probamos para corregir sal y/o pimienta.

Mientras termina de hacerse el relleno nos ponemos con la bechamel. Al parecer se puede comprar ya hecha pero, a mi, me gusta más hacerla. Ponemos en un cazo un poco de aceite (una cucharada) y 30 g de mantequilla y dejamos que se derrita y mezclen a fuego medio. En un cazo a parte vamos calentando 400 ml de leche. Cuando la mantequilla esté derretida añadimos 30 g de harina y mezclamos bien. Añadimos leche caliente poco a poco y removemos sin parar para que no nos queden grumos. Añadimos sal, pimienta y nuez moscada y seguimos removiendo. La consistencia no tiene porque ser muy densa, casi como si fuera para hacer una crema. ¡Ah! cuando la bechamel está ya casi hecha le añado un chorrito de nata líquida (ves que bien aprendo, mami :)).

Rellenamos las berenjenas y ponemos sobre ellas 3-4 cucharadas de bechamel (según gustos). Un poco de queso rallado por encima o, en su defecto, unos trozos de queso de sandwich como yo hice.




Lo gratinamos y voilà! Listo para comer.


Nota 1: están que te cagas.

Nota 2: la idea es ir comiéndose el relleno, la berenjena no es más que un mero molde. Ahora que, siempre queda algo de berenjena pegada a la piel así que si queréis comeros todo también se vale :o).

Nota 3: me sobró bastante bechamel, así que podeís escalar las medidas. Yo creo que con la mitad daría.



1 comentario:

Rosi dijo...

Me encantaron tus fotos, que me abrieron el apetito al instante. Me compré dos berengenas y me puse manos a la obra siguiendo tu receta con algunas variantes en el protocolo, como habías autorizado. No te puedo adjuntar foto porque estaban tan ricas que nos las comimos en un pis-pas,(a pesar de que la suela de la berengena, que estaba poco hecha, hubo que desecharla en cada bocado, pues me quedó, algo así como una suela, je,je)